BEETHOVENS V

Chris coyne

Comparte este álbum

BEETHOVENS V



"¡Wow, Mark Dimond acaba de superar a Eddied Eddie!" dijo el ex percusionista de La Perfecta Manny Oquendo al bajista Andy González después de terminar un set en el St. George Hotel de Brooklyn. El pianista Mark "Markolino" Dimond estaba actuando con la banda de Oquendo, Libre, que había tocado junto con un plato lleno de actos, incluido Eddie Palmieri, que había abierto la noche.

Markolino, que vivió en Ninetieth y Third Avenue, es uno de los mayores talentos no reconocidos en la historia de la música latina, y este álbum es su obra maestra. Dimond comenzó con Willie Colón, y eso no es una sorpresa cuando consideras que Willie tenía un oído increíble para el talento y una buena disposición para traer gatos de todos los orígenes al redil. Le debemos a WAC una deuda de gratitud por sacar a este mago del teclado afroamericano de la oscuridad y dejar que brille su luz.

Markolino era un solista audaz, y su interpretación está, para mí, impregnada de un montuno castigador, cortesía de Eddie Palmieri (su ídolo) y maestros de teclados cubanos como Peruchin, y se fusionó con un innovador enfoque cordal y cromático en solitario proveniente en parte de Ex alumno de Coltrane y Filadelfia McCoy Tyner, que influyeron en innumerables pianistas a lo largo de los años 60 y 70. Si bien el salto de Coltrane a Palmieri puede parecer grande, Markolino fue uno de los pocos gatos seleccionados que se montó a horcajadas sin esfuerzo en ambos mundos. El compañero de Mark en este álbum fue otro hombre que cubrió la costa, y su historia es igualmente convincente. "Frankie Dante era un guardia de seguridad en Macy's, pero realmente quería ser John Lennon", dice mi amigo Larry Harlow, quien produjo esta grabación histórica y muchas otras obras fundamentales en la historia de Fania. "Era el dominicano John Lennon", se ríe Harlow. "Llevaba esas gafas redondas de color rosa, como John Lennon". El dominicano John Lennon? Eso fue algo que nunca imaginé en un millón de años, pero supongo que tiene sentido cuando se considera la increíble influencia que Lennon ejerció en la cultura popular en su conjunto, tanto como músico como como hombre. Sin mencionar que Dante, con su propio grupo Orquesta Flamboyan, grabó la canción anti-Vietnam "Paz" en 1969, luego grabó el quemador político "Presidente Dante" con Flamboyan y Larry Harlow.

"Frankie fue definitivamente un excéntrico", dice el compañero de Dante, Arturo Campa, sonero de Eddie Palmieri de 1969 a 1974, durante uno de los períodos más fértiles y memorables de Eddie. Arturo es un gato muy brillante e interesante que rara vez ha concedido entrevistas, por lo que me entusiasmó especialmente cuando aceptó hablarme sobre sus recuerdos de Frankie Dante. “Lo recuerdo usando capas y zapatillas de deporte en el escenario en varios conciertos. Tenía un atuendo que llamaba su capa de Batman, y este cantante de capa negra era algo que no se podía perder ni olvidar fácilmente ", se ríe. "No creo que Frankie fuera considerado como un gran cantante", continúa Campa. “Fue algo limitado en ese aspecto, pero estuvo fuertemente influenciado por la redacción de Ismael Quintana, que se puede escuchar claramente en sus grabaciones. Puedo decirles que tanto él como Markolino eran muy queridos y que la escena de la salsa en ese momento se sentía [como] una familia muy grande ”. Andy González se hizo eco de ese sentimiento y me dijo: "Frankie copió a Quintana hasta sus movimientos de baile y la forma en que tocaba maracas". Viajar de John Lennon a Ismael Quintana es un camino largo y sinuoso, y Frankie Dante caminó cada milla funky.

El respaldo de Dante en el álbum es un coro de estrellas, con Chivirico Davila acreditado como estrella invitada. Chivirico es una figura interesante, porque a pesar de que hice un puñado de excelentes álbumes como vocalista principal para el sello Cotique, su carrera estuvo marcada en gran medida por ser uno de los primeros coristas de la era dorada de la salsa de Nueva York, junto a los gatos. como Yayo el Indio, quien comparte los deberes de coro en este álbum. El mayor regalo de Davila como cantante solista fue como cantante de bolero, y también fue utilizado sabiamente en esa capacidad aquí. El aspecto más inesperado de la aparición de Davila como artista invitada es que, aunque aparentemente es una salida de Frankie Dante y Markolino, Chivirico en realidad está cantando la voz principal en "Sabroson", que durante mucho tiempo ha sido el corte de baile favorito de muchos cocolos de núcleo duro . Como corista, Chivirico fue imparable, y el equipo de tres voces de Chivirico, Yayo y Pete "Conde" Rodríguez en este álbum es pura magia. La combinación que estos chicos lograron es flexible y acanalada en el mismo instante. Todavía estoy impresionado por el grado en que un coro bien ejecutado agregó al poder general del álbum y, de hecho, a toda la experiencia de Fania. El álbum en su conjunto está organizado por Mark Dimond, con la excepción de "Yo No Tengo Amigo" de Marty Sheller, uno de los mejores arreglistas en el campo de la salsa y miembro original del pionero conjunto de jazz latino dirigido por Sabu Martínez. Si bien la organización por parte de Mark es sólida en todo momento, el cuadro solitario de Marty muestra una sutil sofisticación que Markolino no coincide del todo, quien hizo que las cosas se balancearan con fuerza, pero no poseía la misma visión armónica profunda que Marty demostró durante mucho tiempo.

Desde el punto de vista compositivo, el álbum es principalmente un asunto de Mark Dimond, con cinco de las ocho pistas compuestas solo por él. El resto son títulos cubanos, y la canción final, "Por que adore", fue escrita por el fenomenal Tite Curet Alonso, el compositor sorprendentemente prolífico. Cuando escuchaba este álbum con un oído crítico, esta canción me impresionó especialmente, ya que la poesía con la que Tite imbuye su trabajo es bastante inconfundible. Fue una elección astuta secuenciar este álbum con Tite teniendo la palabra última. Del mismo modo, comenzar el álbum con el original "Sabroson" de Markolino prepara perfectamente el escenario para el ambiente suelto y súper funky que impregna este álbum. Las dos canciones cubanas incluidas nos recuerdan la deuda que todos tienen con Cuba y capturan al espíritu del movimiento típico en Nueva York que honró esa tradición.

Es una pena que Markolino y Frankie no hayan hecho más discos, pero también hace que álbumes como V de Beethoven parezcan aún más mágicos debido a su rareza. En un estilo dominado por puertorriqueños y cubanos, esta combinación de un cantante dominicano y un pianista afroamericano sirve como un recordatorio conmovedor del magnetismo universal y atemporal de la música salsa y la vertiginosa complejidad y riqueza de la ciudad de Nueva York como incubadora. por su florecimiento global.

Notas de liner de Aaron Levinson Markolino Dimond con Frankie Dante Beethoven's V (Cotique 1075) Estrella invitada: Chivirico Originalmente lanzado en 1975 Producido por Larry Harlow para Passing Clouds Music, Inc. Productores ejecutivos: Jerry Masucci y Johnny Pacheco Organizado por Mark Dimond (excepto " Yo No Tengo Amigo ”, arreglado por Marty Sheller) Grabado en Good Vibrations Sound Studios, NYC Diseñado por Jon Fausty Fotos originales de la portada y el revestimiento de Lee Marshall Arte y diseño originales de Ron Levine 1. Sabroson ** 2. Los Rumberos * 3. Ahora Si ** 4. El Quinto de Beethoven * 5. Maraquero * 6. Yo No Tengo Amigo ** 7. Camarones * 8. Por Que Adore ** * Primera sesión ** Segunda sesión Músicos Piano: Mark Dimond Bongos: Nicky Marrero * Pablito Rosario ** Conga: Frank Malabe Timbales: Mike Colazzo * Nicky Marrero ** Bajo: Eddie “Guagua” Rivera Trombón: Louis Kahn Renaldo Jorge * Barry Rogers ** Trompeta: Randy Brecker * Lou Soloff ** Maracas: Junior Vazquez Coro: Yayo el Indio Pete "Conde" Rodríguez Isma el Quintana